El Gambito

El Gambito

El Gambito

Qué es un gambito

La palabra «gambito» fue originalmente aplicada para aperturas de ajedrez en 1561 por el sacerdote español Ruy López de Segura.

Un gambito es un sacrificio de material, habitualmente de peón (aunque en algunos casos pueda ser de pieza), con el que el bando que lo realiza espera conseguir algún tipo de compensación. A cambio de ese material se podría buscar alguna de estas cosas:

  1. Espacio. En muchas ocasiones esto se produce tras el sacrificio de un peón lateral para desviar a un peón enemigo de las casillas centrales, lo que permite formar un centro móvil.
  2. Desarrollo. Esto es muy frecuente: un bando va capturando peones mientras otro desarrolla sus piezas. También puede ocurrir que con gambito consigamos que la dama enemiga quede en una posición dudosa y el rival tenga que perder tiempos para reubicarla. En cualquier caso, nos adelantaremos en el desarrollo.
  3. Iniciativa. A veces como consecuencia de los puntos anteriores y otras veces por la apertura de columnas o diagonales que permiten activar nuestras piezas, el mando de las operaciones cae del lado del que plantea el gambito.
  4. Creación de debilidades. Esto puede ocurrir principalmente en algunos casos en los que el rival, para aferrarse al peón de más y mantenerlo defendido, se ve forzado a debilitar su estructura.

Algunos de los principales gambitos siguen un mismo esquema o patrón, incluso una secuencia de jugadas donde se propone un sacrificio similar.

Sacrificio del peón c para ganar el centro (Gambito de Dama)

Esta es una estrategia muy conocida, cuyo principal ejemplo lo encontramos en el Gambito de Dama. Si las negras aceptan el reto, las blancas quedarán con superioridad central y con una consecuente ventaja de espacio que, a largo plazo, podría transformarse en iniciativa o bien podría ayudar a conseguir otras ventajas.

Gambito de Dama

Si captura así podría seguir el juego:

Cuando aceptas el peón se le llama Gambito aceptado.

Sacrificio del peón f para atacar (Gambito de Rey)

Un arma de doble filo, sin duda. Ya hablamos de estos gambitos donde se entrega el peón f en nuestro artículo El rey de los gambitos y sus sucedáneos. Son especialmente peligrosos, pues suelen realizarse con nuestro propio rey en el centro, con lo que se despeja la diagonal e1-h4 (h5-e8 en caso de que lo hagan las negras) y esto podría facilitar alguna táctica enemiga.

Gambito de Rey

Videos YouTube

Deja un comentario

Ir arriba